Drama: Aumenta desalojos hispanos en EE.UU. al no poder pagar renta

Articulista Invitado

Por Rose Mary Santana

Miami, Estados Unidos. – Jocelyn Murga es una salvadoreña que lleva más de siete años viviendo en el sur de la Florida. Abandonó su país natal en busca de una vida mejor en Estados Unidos. Escogió Miami porque varios conocidos le recomendaron que se instalara en este lugar porque la comunidad hispana es muy grande y ella, que no sabe inglés, podría desenvolverse mucho mejor y tendría más posibilidades a la hora de buscar trabajo.

Así lo hizo y con esfuerzo, sacrificio y mucha dedicación ha logrado forjar su vida laboral en Estados Unidos. Pero ahora, admite, está “desesperada”. Hace unos días su casero la desalojó del apartamento junto a sus dos hijos, uno de ellos de diez meses. Le dijo que tenía que abandonar el hogar en 48 horas porque ya no le podía mantener el precio del alquiler ante, según ella, el aumento del costo de la vivienda en el sur de la Florida.

“Estamos en un albergue público y ahí tengo que cuidar a mi niño de 10 meses, y no cuenta ni con leche ni comida”, explica la mujer en declaraciones a la Voz de América.

Su caso no es aislado. Varias organizaciones que velan por los derechos de los migrantes denuncian que en los últimos meses ha habido un aumento de desalojos, especialmente entre las comunidades latinas y afro- estadounidenses, alegando que sus caseros quieren “aprovecharse” de la situación de “bonanza” en el mercado de bienes raíces y prefieren alquilar sus propiedades a mayor precio del que tenían estipulado por contrato.

“Muchas familias hemos sufrido el abuso de los caseros, que nos han sacado a la calle. No ha importado todo el tiempo que he pasado en la vivienda, todo lo que he pagado y todos los recibos que tenga”, comentaba Érika Varela, otra residente hispana de Miami que recientemente también fue desalojada de su hogar sin otra justificación de que “se debía terminar el contrato inmediatamente”.

Estas minorías, alegan desde la organización Coalición de Inmigrantes de la Florida (FLIC, en inglés), son las más afectadas por la crisis de la vivienda en Estados Unidos porque “normalmente están peor pagados y trabajan en economías más inestables” y, ante esta situación, explican, “se sienten indefensos, desprotegidos y vulnerables”.

Miami, con más del 65% de la población hispana, ha registrado un aumento del 58% del precio de los alquileres en los últimos dos años, el mayor incremento registrado en todo el país. También ocurre en grandes urbes estadounidenses como Nueva York o Los Ángeles, provocando que las minorías, aun teniendo un trabajo estable, no se pueden permitir una vivienda digna.

“Estamos ante una crisis de la calidad de la vivienda. Muchas personas están viviendo en condiciones horribles y, además de todo esto, muchos están forzados a irse de sus casas porque no pueden pagar la renta, que sigue aumentando”, explica Daniela Veras, una activista voluntaria que trabaja en FLIC ofreciendo consultoría legal en temas de vivienda.

Veras recuerda que el incumplimiento de contrato es “totalmente denunciable” y que una vez que se lleva el caso a la corte, el juez “no mira si la persona denunciante tiene papeles o no, sino que se fija únicamente en el tema en cuestión”. A pesar de eso, explica que muchos siguen con miedo por las consecuencias que eso pudiera acarrear y, en muchas ocasiones, prefieren desistir.

En la Florida, por ejemplo, no hay ninguna ley que proteja a los inquilinos, y los gobiernos locales son incapaces de regular el precio de la vivienda porque la legislación no lo permite. Ante eso, en Miami se han impulsado varios programas para ayudar económicamente a los más desfavorecidos y así paliar los efectos de la subida de precios de las viviendas-, pero saben que esa no es la solución.

“No podemos controlar los alquileres, pero podemos subsidiar y tenemos fondos para ayudar a pagarlas”, decía Daniella Levine-Cava, Alcaldesa del condado Miami-Dade en declaraciones a la Voz de América.